CEO (Director General)

Home » ¿Qué es? » CEO (Director General)


¿Qué es el Director General (CEO)?

Un director general (CEO o Chief Executive Officer ) es el ejecutivo de más alto rango en una empresa, cuyas responsabilidades principales incluyen la toma de decisiones corporativas importantes, la gestión de las operaciones y recursos generales de una empresa, actuando como el principal punto de comunicación entre la junta directiva (el consejo) y las operaciones corporativas y siendo la cara pública de la empresa. El director general es elegido por la junta y sus accionistas. A este rol también se le conoce como Chairman o Gerente General.

Funciones de los directores generales

El papel de un CEO varía de una compañía a otra dependiendo del tamaño de la compañía, la cultura y la estructura corporativa. En las grandes corporaciones, los directores generales suelen ocuparse sólo de las decisiones estratégicas de muy alto nivel y de las que dirigen el crecimiento general de la empresa. En las empresas más pequeñas, los directores generales suelen ser más prácticos y están más involucrados en las funciones diarias. Los CEOs pueden establecer el tono, la visión y, a veces, la cultura de sus organizaciones.

Debido a su frecuente trato con el público, a veces los directores generales de las grandes corporaciones se hacen famosos. Mark Zuckerberg, el CEO de Facebook (FB), por ejemplo, es un nombre muy conocido hoy en día. Del mismo modo, Steve Jobs, fundador y director general de Apple (AAPL), se convirtió en un icono tan global que, tras su muerte en 2011, surgió una explosión de películas documentales sobre él.

Puestos de jefe relacionados

La América corporativa alberga numerosos títulos de altos ejecutivos que comienzan con la letra C, de chief o "jefe". Este grupo de altos ejecutivos ha llegado a llamarse C-suite, o nivel C, en la lengua vernácula.

Confusión de nivel C

Cuando se trata de puestos de nivel ejecutivo dentro de una organización, los títulos asignados y las funciones asociadas a cada uno de ellos pueden confundirse rápidamente. En el caso de las organizaciones pequeñas o las que todavía están en la fase de startup o crecimiento, por ejemplo, el director general también puede actuar como director financiero y director de operaciones (COO o Chief Operating Officer), y así sucesivamente. Esto puede llevar a una falta de claridad, por no hablar de un ejecutivo sobrecargado de trabajo. La asignación de múltiples títulos a un solo individuo de nivel ejecutivo puede causar estragos en la continuidad de una empresa y, en última instancia, puede afectar negativamente a su rentabilidad a largo plazo.

La diferencia entre el CEO y el COB

El director general dirige los aspectos operativos de una empresa; el consejo de administración supervisa la empresa en su conjunto, mientras que el líder del consejo se llama presidente del consejo (COB o Chairman Of the Board). El consejo tiene el poder de anular las decisiones del CEO de una empresa, pero el presidente del consejo no tiene el poder de anular el consejo. En su lugar, el presidente es considerado un par con los otros miembros de la junta. En algunos casos, el CEO y el presidente de la junta pueden ser la misma persona, pero muchas compañías dividen estos roles entre dos personas.

La diferencia entre el CEO y el CFO

El director financiero es el jefe de finanzas de una empresa. Mientras que los CEOs manejan las operaciones generales, los CFOs se enfocan específicamente en asuntos financieros. Un CFO o Chief Financial Officer analiza las fortalezas financieras de una compañía y hace recomendaciones para mejorar las debilidades financieras. El CFO también hace un seguimiento del flujo de caja y supervisa la planificación financiera de una empresa, como las inversiones y las estructuras de capital.

El impacto del cambio de un CEO

Cuando un nuevo director general se hace cargo de una empresa, el precio de sus acciones puede cambiar por varias razones. Sin embargo, no hay una correlación positiva entre el rendimiento de una acción y el anuncio de un nuevo CEO, per se.

Sin embargo, un cambio en el CEO de una empresa generalmente conlleva más riesgo de baja que de alta, particularmente cuando no ha sido planeado. El precio de una acción podría subir o bajar según la percepción del mercado de la capacidad del nuevo CEO para dirigir la empresa, por ejemplo. Otros factores que deben tenerse en cuenta al invertir en una acción que está experimentando un cambio de gestión son la agenda del nuevo director general; si podría cambiar la estrategia de la empresa para peor; y lo bien que el C-suite de la empresa está gestionando la fase de transición.

Los inversores tienden a sentirse más cómodos con los nuevos directores generales que ya están familiarizados con la dinámica de la industria de la empresa, y los desafíos específicos que la empresa puede estar enfrentando. Por lo general, los inversores evaluarán el historial de un nuevo director general en cuanto a la creación de valor para los accionistas. La reputación de un CEO podría reflejarse en áreas como la capacidad de aumentar la cuota de mercado, reducir los costos o expandirse a nuevos mercados.