CFO (Director Financiero)

Home » ¿Qué es...? » CFO (Director Financiero)


¿Qué es un Director Financiero o CFO?

Un director financiero (CFO) es el ejecutivo superior responsable de la gestión de las acciones financieras de una empresa. Las funciones del CFO incluyen el seguimiento del flujo de caja y la planificación financiera, así como el análisis de las fortalezas y debilidades financieras de la empresa y la propuesta de medidas correctivas. A este rol también se le denomina Gerente Financiero, Gerente de Administración y Finanzas, Gerente Administrativo y Financiero, Gerente de Finanzas o Jefe Administrativo y Financiero.

El papel de un CFO es similar al de un tesorero o un controlador porque es responsable de gestionar las divisiones de finanzas y contabilidad y de garantizar que los informes financieros de la empresa sean precisos y se completen de forma oportuna. Muchos tienen una designación de CMA.

PUNTOS CLAVE

  • El director financiero de una empresa es el controlador financiero de más alto nivel, que se encarga de todo lo relacionado con el flujo de caja y la planificación financiera.

  • El significado de CFO es simplemente las iniciales que significan el título de director financiero.

  • Aunque el papel de un CFO puede ser gratificante, hay consideraciones legales que deben ser estrictamente respetadas.

  • Los CFOs supervisan los asuntos fiscales de sus empresas.

  • A menudo, un CFO es el tercer puesto más alto de una empresa, jugando un papel vital en las iniciativas estratégicas de la empresa.

Cuáles son las funciones de los directores financieros

El director financiero informa al director general (CEO) pero tiene una importante participación en las inversiones de la empresa, la estructura de capital y la forma en que la empresa gestiona sus ingresos y gastos. El CFO trabaja con otros altos directivos y juega un papel clave en el éxito general de la empresa, especialmente a largo plazo.

Por ejemplo, cuando el departamento de comercialización quiere lanzar una nueva campaña, el Director Financiero puede ayudar a garantizar que la campaña sea factible o dar su opinión sobre los fondos disponibles para la campaña.

En la industria financiera, un CFO es la posición financiera de mayor rango dentro de una empresa.

El CFO puede ayudar al CEO con la previsión, el análisis de costo-beneficio y la obtención de fondos para diversas iniciativas. En la industria financiera, un CFO es la posición de mayor rango, y en otras industrias, suele ser la tercera posición más alta de una empresa. Un CFO puede convertirse en un CEO, director de operaciones o presidente de una empresa.

Los beneficios de ser un CFO

La función del Director Financiero ha surgido de centrarse en el cumplimiento y el control de calidad a la planificación empresarial y los cambios en los procesos, y son un socio estratégico del Director General. El CFO desempeña un papel vital para influir en la estrategia de la empresa.

Los Estados Unidos son un centro financiero internacional y el crecimiento económico mundial aumenta el crecimiento del empleo en la industria financiera de los Estados Unidos. Las empresas siguen aumentando sus beneficios, lo que genera una demanda de directores financieros. La Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. predice que la perspectiva de empleo para los gerentes financieros crecerá un 7% entre 2014 y 2024.

Consideraciones especiales

El director financiero debe informar con exactitud porque muchas decisiones se basan en los datos que proporcionan. El Director Financiero es responsable de la gestión de las actividades financieras de una empresa y de la observancia de los principios de contabilidad generalmente aceptados (GAAP) establecidos por la Comisión de Valores y Bolsa (SEC) y otras entidades reguladoras.

Los directores financieros también deben adherirse a reglamentos como la Ley Sarbanes-Oxley, que incluyen disposiciones como la prevención del fraude y la divulgación de información financiera.

Los gobiernos locales, estatales y federales contratan a los directores financieros para que supervisen las cuestiones fiscales. Típicamente, el CFO es el enlace entre los residentes locales y los funcionarios electos en materia de contabilidad y otros asuntos de gastos. El CFO establece la política financiera y es responsable de la gestión de los fondos del gobierno.

Cualificaciones y rasgos del director financiero

En el acelerado entorno empresarial actual, el director financiero es menos contable de la empresa y más ejecutivo multifuncional con conocimientos financieros. La automatización de la función contable ha reducido algunas de las obligaciones contables del director financiero, pero el puesto sigue requiriendo una considerable experiencia en gestión financiera y formación académica en contabilidad o finanzas.

Las cualificaciones del director financiero suelen ser un MBA -máster en administración de empresas- en contabilidad, finanzas o un campo relacionado; un CPA -certificación de contable público- o un CMA -certificación de contable de gestión-. Algunos directores financieros son contables públicos o de gestión certificados.

Los candidatos a directores financieros suelen tener al menos 10 años de experiencia en contabilidad o finanzas, cinco de los cuales deben haber sido en un puesto directivo. Los directores financieros deben conocer a fondo los principios contables de la GAAP y otros principios contables fiscales y, preferiblemente, tener experiencia trabajando con la SEC o informando a ésta.

Además de su capacidad de análisis, el director financiero debe tener una gran capacidad de comunicación para transmitir eficazmente la salud financiera y los objetivos estratégicos de la empresa al director general, los miembros del consejo de administración, los directivos, los proveedores y las partes interesadas.

Un director financiero también debe tener visión y previsión y estar en sintonía con el mercado y las tendencias. Esto le permite crear y aplicar planes de negocio para la empresa que se alineen con el panorama general y los objetivos a largo plazo de la empresa.

El director financiero de hoy en día debe tener un profundo conocimiento de la empresa. Esto incluye colaborar con todos los departamentos de una organización y tener un conocimiento general de los mismos. Al igual que otros ejecutivos de la C-suite, un CFO debe tener fuertes habilidades de liderazgo que le permitan delegar y supervisar las operaciones financieras y la estrategia de negocio de la empresa con eficacia.

El director financiero también debe estar dispuesto a probar cosas nuevas y asumir riesgos calculados para hacer crecer el negocio y mejorar la situación financiera general de la empresa.

Diferencias entre el controlador, el director financiero y el director financiero

El director financiero se considera el puesto financiero más alto de una organización. Quienes ocupan este puesto suelen dirigir un equipo de controladores y supervisar a todo el personal financiero.

Los directores financieros -también llamados vicepresidentes de finanzas- tienen responsabilidades similares a las del director financiero, pero generalmente no forman parte del equipo ejecutivo superior. Los que ocupan este puesto suelen supervisar las operaciones financieras de la organización y dependen del director financiero.

Dicho esto, a veces las empresas tienen a uno o a otro, pero no a ambos. Las grandes empresas suelen tener directores financieros, mientras que las pequeñas y medianas empresas suelen tener directores financieros. En las pequeñas empresas, el director financiero de la compañía supervisa todas las operaciones financieras y depende directamente del propietario de la empresa.

Tanto los directores financieros como los interventores suelen tener formación en contabilidad o finanzas y empiezan como contables.

La función de controlador es una progresión natural desde la de contable, pero la de director financiero no es necesariamente una progresión natural desde la de controlador. Pasar un determinado número de años como controlador no conduce necesariamente a un ascenso a director financiero, aunque sí a un ascenso a director financiero. El motivo es la evolución del conjunto de habilidades necesarias para ser director financiero, como se ha comentado en las secciones anteriores.

La función principal de un interventor es mantener y manejar los libros, revisando los datos que ya se han generado. La función principal de un director financiero es mirar hacia delante, comprender los resultados financieros del pasado para predecir y dirigir con precisión el futuro financiero de la organización. Para muchos controladores puede resultar difícil salvar la distancia que los separa del director financiero, y se requiere un sólido conjunto de habilidades empresariales y de liderazgo.

CEO vs CFO

El director general (CEO) es el ejecutivo de mayor rango de una empresa. Dependiendo de la estructura corporativa, el CEO puede ser responsable de todos los aspectos de la salud operativa y fiscal de una empresa, o un presidente puede compartir algunas funciones. El CEO es la cara y la voz oficial de la empresa ante la prensa y los analistas, el público en general y, si procede, el consejo de administración.

Los directores financieros son los máximos responsables financieros de una organización. Dependen directamente del CEO y trabajan en estrecha colaboración con el consejo de administración.

Mientras que el CEO ocupa una posición de mayor nivel desde el punto de vista del organigrama, en las empresas de alto funcionamiento, el CFO y el CEO trabajan estrechamente y en colaboración, con los CFO sirviendo como cajas de resonancia, estrategas y mitigadores de riesgo.

Ventajas de contar con un director financiero

Los directores financieros guían al equipo de finanzas y contabilidad y tienen una amplia visión de la salud financiera de una organización, lo que permite al director general, así como a sus compañeros, como el director de marketing, el director de operaciones y los vicepresidentes de recursos humanos y ventas, centrarse en sus propios objetivos y cuestiones operativas. Aunque un director general o un director de operaciones pueden tener experiencia en contabilidad o finanzas, generalmente no poseen el mismo nivel de conocimientos técnicos y experiencia que aporta un director financiero.

Además, un director financiero aporta:

  • Habilidades de liderazgo que les permiten reunir un equipo financiero y contable de éxito. Los directores financieros entienden en qué momento una empresa necesita añadir, por ejemplo, un especialista en impuestos y definirán las funciones y asignarán las responsabilidades.

  • Conocimiento del sector que permite a la empresa compararse con sus homólogas. Hay una razón por la que el B2C a menudo busca contratar a directores financieros de la competencia, como hizo Netflix cuando contrató al jefe de finanzas de Activision. Lo mismo ocurre con los fabricantes y los proveedores de servicios sanitarios. La experiencia especializada es clave a la hora de enmarcar los KPI y las métricas para los distintos tipos de empresas.

  • La experiencia en crecimiento obtenida al ayudar a los anteriores empleadores a expandirse con éxito, ya sea de forma orgánica o mediante fusiones y adquisiciones, es muy valiosa para los directores generales, especialmente para aquellos que buscan sacar sus empresas a bolsa. Un director financiero ayuda a encontrar oportunidades de inversión y a utilizar el capital de forma inteligente.

  • La evaluación y gestión del riesgo, en términos de cumplimiento de la normativa, pero también de los peligros que surgen de un endeudamiento excesivo y una liquidez insuficiente, cadenas de suministro frágiles, contratistas mal contratados y tecnología mal implementada.

Aunque la contratación de un director financiero con experiencia es una inversión, el retorno puede ser significativo.

5 principales retos de los directores financieros

Los directores financieros de hoy en día se enfrentan a retos en múltiples frentes, incluso cuando se benefician de los continuos avances tecnológicos y de la capacidad de analizar y hacer previsiones basadas en cantidades masivas de datos. Estos son los cinco principales retos a los que se enfrentan los directores financieros:

  1. Hacer malabarismos con demasiadas responsabilidades (51%): Como hemos visto, esta función es amplia y está en expansión. El creciente panorama normativo, la rápida evolución de la tecnología y los enormes cambios del mercado en todo el mundo presionan a los directores financieros por un lado, mientras que la dificultad para encontrar y retener el talento contable y financiero adecuado añade presión desde el punto de vista de la gestión del tiempo.

  2. Gestión de la tesorería (43%): Todas las organizaciones necesitan una pista de aterrizaje, pero mantener un flujo de caja saludable es un acto de equilibrio. Los directores financieros deben gestionar tanto los ingresos como las cuentas por cobrar sin perder de vista los pagos y el pasivo a corto y largo plazo. El análisis del flujo de caja es un esfuerzo continuo.

  3. Desarrollar escenarios financieros precisos (43%): Al igual que el análisis del flujo de caja, el análisis de escenarios es, o debería ser, un proceso continuo. Al orientar un análisis minucioso de los impactos potenciales de una variedad de condiciones económicas sobre los ingresos de la organización, los directores financieros pueden planificar tanto los resultados positivos como los negativos.

  4. Elaborar informes oportunos y precisos (37%): La presentación de informes a tiempo siempre ha sido fundamental, pero en un entorno empresarial global y acelerado, el acceso a la información es la base para tomar decisiones estratégicas acertadas e identificar y evitar riesgos. Además, los informes emitidos por el equipo financiero, como los estados de pérdidas y ganancias, pueden ser decisivos para obtener financiación.

  5. Implementar la tecnología para las finanzas (33%): Los directores financieros cuentan con la ayuda de una tecnología cada vez más sofisticada que puede ayudar tanto en la elaboración de informes como en las previsiones, incluidos los cuadros de mando con inteligencia empresarial incorporada. Pero la tecnología representa una inversión significativa tanto en capital como en recursos humanos.

Es probable que sigamos viendo estos retos en 2021, ya que los directores financieros se enfrentan a los efectos persistentes de la pandemia en las ventas, la demanda de los consumidores y la mano de obra.

Cambio (o evolución) del papel del director financiero

Las empresas que consideran que la función del director financiero se centra más en los informes y menos en la estrategia están o estarán pronto en desventaja. Sí, los directores financieros deben asegurarse de que tanto ellos como el equipo directivo disponen de datos oportunos para respaldar las decisiones. Pero la planificación estratégica y la colaboración entre todas las partes de la empresa son las que impulsan el éxito.

Por ello, no es de extrañar que las encuestas a directores financieros muestren constantemente esa evolución. Especialmente en las pequeñas y medianas empresas, los directores financieros tienden a llevar muchos sombreros. No solo están haciendo el trabajo tradicional de CFO, sino que están evaluando los riesgos de ciberseguridad, gestionando la integración de sistemas y datos, cubriendo las necesidades de talento y evaluando nuevas tecnologías como Blockchain y AI.

¿Cuándo se debe contratar a un director financiero?

Las organizaciones deben considerar la contratación de un CFO cuando el CEO y el personal financiero más junior ya no tienen las habilidades para evaluar adecuadamente la situación fiscal de la organización, evaluar el flujo de efectivo, pronosticar las necesidades financieras futuras e informar la estrategia comercial. Algunos expertos aconsejan que unos ingresos anuales de 10 millones de dólares son un indicador de que ha llegado el momento de contratar a un director financiero a tiempo completo. Pero no hay que olvidar que existen ofertas de CFO a tiempo parcial/fraccionado y virtual como servicio.

Mientras que muchas organizaciones pueden esperar a crear esta función hasta que empiecen a tener problemas financieros, nosotros recomendamos una postura más proactiva. Pregúntese:

  • ¿Estamos empezando a seguir una estrategia de crecimiento? Si es así, necesitará una visión profunda de los estados de pérdidas y ganancias, de los ingresos y del flujo de caja. ¿Quién mirará los libros si se detecta una oportunidad de adquisición? A los bancos y otros posibles inversores les gusta que un director financiero dé fe de la exactitud y la integridad de los datos. Ah, ¿y has calculado últimamente tus múltiplos de valoración?

  • ¿Tenemos un proceso de planificación y presupuestación sólido y repetible? Si no es así, carece de una base financiera firme. La gestión de una empresa no se hace ad hoc.

  • ¿Estamos utilizando nuestros datos plenamente, y no sólo en las áreas obvias? Por ejemplo, ¿explotamos los datos de comercio electrónico para informar sobre los programas de éxito de los clientes? Los directores financieros tienden a defender el uso de los datos.

  • ¿Nos sentimos seguros de los requisitos de información financiera? Por ejemplo, ¿se han deteriorado los activos intangibles debido a la recesión económica? Si es así, ¿cómo se va a contabilizar?

Luego están las consideraciones específicas del sector. Para muchos fabricantes, minoristas y distribuidores, la pandemia reveló debilidades en las operaciones de la cadena de suministro que un director financiero experimentado puede ayudar a resolver.

La remuneración de los directores financieros en las empresas públicas suele ser una mezcla de efectivo y acciones. Tanto en las empresas públicas como en las privadas, la remuneración se basa en una serie de factores, desde el tamaño de la empresa y el sector hasta la geografía, la experiencia, la antigüedad y el número de divisiones o departamentos financieros/contables que dependen del director financiero. En 2021, el director financiero mejor pagado, por un amplio margen, fue Stephen Scherr, de Goldman Sachs, con 20,2 millones de dólares en total. Entre todas las empresas, el salario de los directores financieros de Estados Unidos a principios de 2021 era de 394.235 dólares de media, según los datos de Salary.com. Pero en las empresas más pequeñas, la paga oscila entre 150.000 y 200.000 dólares, según los sitios de sueldos y empleos.

Cualificaciones y habilidades del director financiero

Para ser director financiero se requiere una formación en contabilidad o finanzas y un título empresarial avanzado, que generalmente incluye un MBA. Los directores financieros también deben tener experiencia en el análisis de datos para hacer recomendaciones sobre la estrategia financiera y organizativa.

Además de tener "habilidades duras", como la comprensión de los principios contables generalmente aceptados (GAAP), la elaboración de presupuestos y el análisis de datos, los directores financieros de hoy en día deben tener un sólido liderazgo y habilidades de gestión, es decir, las "habilidades blandas" de la comunicación eficaz, la gestión de conflictos y la negociación.

Las personas que desempeñan esta función deben prever y ofrecer una dirección estratégica a la organización basada no sólo en los datos internos, sino también en el entorno externo -reglamentario, de mercado y macroeconómico- y ser capaces de asesorar sobre los retos y oportunidades específicos del sector.

Por último, los directores financieros deben conocer bien la tecnología financiera, o fintech, su evolución continua, las opciones disponibles y sus aplicaciones, cómo tomar decisiones financieramente sólidas sobre las inversiones e infraestructuras de TI y cómo comunicar y educar al personal para garantizar la plena adopción en toda la organización: si la tecnología no se utiliza, se pierde el retorno de la inversión.

Los directores financieros y la tecnología

Los directores financieros y sus equipos confían en la tecnología para analizar las enormes cantidades de datos de que disponen. El software de gestión financiera moderno ayuda a tomar decisiones informadas, liberando tiempo para centrarse en la estrategia y en la función de asesoramiento crítico.

Los directores financieros necesitan capacidades básicas de información financiera, auditoría y cumplimiento, y también deben buscar sistemas integrados que puedan ayudar en FP&A, tesorería y estructura y asignación de capital, cumplimiento normativo y gestión y modelización de la cartera corporativa.

Los directores financieros de hoy en día trabajan muchas horas -el 54% de los directores financieros en una encuesta reciente de Brainyard dicen que trabajan 50 horas o más a la semana- y hacen malabarismos con muchas responsabilidades. Pero el resultado es un trabajo satisfactorio en el que los profesionales financieros de alto nivel pueden aprovechar su experiencia y trabajar estrechamente con los directores generales para construir no sólo grandes empresas, sino carreras gratificantes.

Preguntas frecuentes sobre el CFO

¿Es un CFO un contable?

Aunque un director financiero puede tener formación contable, no es necesario para lograr el éxito en la función de director financiero. La contabilidad abarca las actividades relacionadas con las cuentas por cobrar, las cuentas por pagar y el mantenimiento de los registros financieros. Aunque los directores financieros dependen de estas actividades, muchos directores financieros tienen un conjunto de habilidades financieras más amplio y se centran más en la gestión de activos y pasivos, la planificación del crecimiento futuro, las estrategias empresariales y la gestión de riesgos. A diferencia de un contable, el director financiero proporciona previsiones y hace recomendaciones estratégicas sobre la dirección de la organización al consejo de administración, al director general y a otros altos cargos.

¿De qué se encarga el director financiero?

Los directores financieros ocupan la posición financiera más alta de una organización. Son responsables de prever la situación financiera de la organización basándose en los datos e informes financieros y operativos proporcionados por los equipos de finanzas y contabilidad, y de asesorar al director general y al consejo de administración sobre la dirección estratégica.

¿Está el CEO por encima del CFO?

El CEO es el director general de una empresa y está por encima del CFO en el organigrama. Los directores financieros suelen colaborar estrechamente con el director general y participan en las decisiones estratégicas de alto nivel. Tanto el CEO como el CFO tienen un conducto directo con el consejo de administración o los directores y se les confía la administración de la organización.

¿Cómo se llega a ser director financiero?

Los directores financieros suelen ascender en el escalafón, ocupando diversos puestos financieros, como el de vicepresidente de finanzas o el de controlador, antes de llegar al nivel directivo. Muchos de ellos también tienen una profunda formación empresarial, a menudo tienen una doble titulación en negocios y finanzas y/o un MBA y han adquirido experiencia en sectores específicos. La experiencia en los niveles de responsabilidad más bajos sitúa a los profesionales de las finanzas en una posición privilegiada para alcanzar el puesto de director financiero.

¿Qué cualificaciones se necesitan para ser director financiero?

Los directores financieros necesitan conocimientos operativos relacionados con la contabilidad, las finanzas y las prácticas empresariales en general, así como capacidad para pensar estratégicamente y ver el panorama general. Las empresas suelen buscar titulaciones superiores o una experiencia acorde.

Debido al importante impacto de la tecnología en todos los aspectos de la empresa, incluidas las finanzas, los directores financieros de hoy en día también deben estar familiarizados con el software necesario para dirigir una operación financiera y contable moderna.